Marca-empleador: hablemos en primera persona

By Mónica Sarmiento Duque
in Blog

Tendencias de endomarketing: Información de puertas abiertas, en canales diversos para luchar con el miedo a perder el control de las noticias que ocurren al interior de las organizaciones.

En un mundo saturado de información, donde la infoxicación es una nueva enfermedad que confunde a quien navega en internet, tuve una grata experiencia al recibir el mensaje de  una joven que nos contactó por el  correo informativo de nuestra página web empresarial. Me generó curiosidad y la entrevisté para saber por qué quería trabajar con nosotros. Su respuesta fue: Me gustan las empresas que se sienten obligadas a dejar huella, a contribuir. Amamos las buenas causas, es parte de nuestro ADN y ella confió en que era una promesa cierta.

Esto me hizo sentir orgullo, pero además me dio espacio para reflexionar sobre la creciente tendencia en los recién egresados que no sólo aceptan trabajos, si no que escogen a las empresas por su esencia, su reputación y su genuina personalidad que es la nueva manera de hablar de valores y de misión. Así  el tema de marca-empleador constituye hoy una obligación para la sostenibilidad de las organizaciones que hasta hace poco solo tenían solo el reto de captar clientes y conservarlos y manejaban los mensajes corporativos desde una plataforma unidireccional. Tiempo de soltar el control.

Los stakeholders son esos grupos de interés que trascienden a los clásicos que se mencionan en nuestra promesa de conectar a las organizaciones con ellos para lograr metas corporativas. Esa joven que proviene de ámbitos profesionales, supuestamente distintos como la administración de empresas,  estuvo dispuesta a pasar unas semanas en Origami para conocer qué hacíamos. Quería aprender y no esperaba siquiera una retribución económica. Quería probar, como en el supermercado, recibir una muestra para saber si valía la pena comprar.

Esa inmersión fue útil para Hannia y para nosotros. Descubrimos juntas sus talentos y le encargamos tareas de alta responsabilidad. No es parte oficial de nuestra plantilla de colaboradores, pero conoció nuestro trabajo y le encantó y a nosotros el de ella.

Con esta simple lección de contenido atractivo, de conocer campañas de mercadeo y responsabilidad social con nuestros clientes, de buenas historias cosechadas en 9 años de existencia, registrados en la web, pudimos llamar la atención de alguien  inquieto que está dispuesto a apostar por sus sueños.

Van y vienen, los jefes se quejan de los altos niveles de rotación, pero hoy es parte de la agenda de las organizaciones  velar porque sus empresas tengan un mercadeo fuerte para atraer nuevos colaboradores. Cuidar su reputación, que es una apuesta valiosa, es clave. El auge de certificaciones y rankings así lo demuestran, pero la comunicación de los valores está en manos de los miembros de un equipo que  a través de redes comparten el contenido de dónde más tiempo pasan: sus lugares de trabajo.  

La nueva agenda de Recursos Humanos y comités directivos debe apuntar a crear estrategias que traspasen las barreras de sus públicos tradicionales. Comunicación que genere credibilidad, que abra espacios a la diversidad como el deber ser de un mundo global, cambiante y exigente. El público quiere más y el contenido se escribe hoy en primera persona. Yo cuento lo bien o lo mal que me va en una organización. Yo creo más en el video donde se muestra el ambiente laboral, yo abro las puertas de mi empresa para que clientes, proveedores y aliados puedan vivir el clima laboral que se vuelve viral, si los empleados creen en el sueño corporativo y sienten orgullo por lo que hacen.

Las empresas con propósito, con respeto como valor que no se negocia,  dignifican la calidad de vida de los miembros de un equipo que  envían mensajes por múltiples canales, la web es tan solo uno de ellos. Hay empresas de larga trayectoria como Shell, Microsoft o General Electric tienen atractivos portales donde la gente cuenta sus historias en primera persona. Ahí la diversidad actúa como arma imbatible al miedo empresarial de tener control sobre las noticias que ocurren en el corazón de sus organizaciones.

Más contenido, menos apariencia. Más sonrisas, más fotos en tiempo real, más likes, más energía vital son la forma de crear una reputación que ayuda a las empresas a tener un sello propio. En Origami queremos hacer mercadeo a la medida, lo invitamos a experimentarlo.